25 de agosto de 2019
  • Gastronomia.com España
  • Gastronomia.com Perú
  • Gastronomia.com Colombia
  • Gastronomia.com Paraguay
  • Gastronomia.com Argentina
  • Gastronomia.com Ecuador
  • Gastronomia.com Portugal
  • Gastronomia.com USA
Síguenos en  

23 de mayo de 2017
Valoración  (0)
Pequeña historia del inicio de la comida como un placer
FacebookTwitterGoogle PlusLinkedin
¿Cuándo deja de ser un simple elemento de supervivencia y pasa a ser considerado un placer? Esta pregunta ronda en la mente de muchas personas, pero para poder responder esta pregunta hay que remontarnos al nacimiento del hombre como especie. 

Los humanos modernos inicialmente eran seres carroñeros (se alimentaban de los desperdicios de otros depredadores) esto hace más de cincuenta mil años. Con el pasar de los años empezó a ser un cazador; aunque carecía de elementos físicos en su cuerpo como la velocidad o la fuerza, los compensaba con el elemento que nos define actualmente, es decir, somos seres pensantes. Con ese pensamiento se empezaron a idear flechas y diversas trampas para atrapar y cazar a las presas. 




Aquí es cuando podemos empezar a dar respuesta a la pregunta. Originalmente la carne era consumida cruda, pero el hombre descubrió que asándola se volvía más blanda y adquiría mejor sabor; al pasar del tiempo, el hombre se volvió sedentario, para esto fue necesario la agricultura (10 000 años antes) y para llegar a este punto era necesario la prueba y error (consumir alguna planta o semilla y ver sino era tóxica).  Al comenzar a construirse los primeros sembradíos, el hombre se da cuenta que hay algunas semillas que tienen mejor sabor y se pueden cultivar mejor, como es el caso del trigo. En este momento no se consideraba sus valores nutrimentales puesto que era algo desconocido. 

Aquí ya se va viendo que el alimento está dejando de ser un simple elemento de supervivencia y se está transformando en un placer. Los sabores se empiezan a fusionar y dar cabida a nuevos sabores que son más agradables para el paladar. Esto nos hace reflexionar y entender que la comida nos ayudó a sobrevivir, pero también a transformar nuestra forma de pensar y darnos un nuevo gusto. Desde aproximadamente 7000 años ya se habla de un gusto por la comida, y no sólo como algo para sobrevivir. 

Manuel Serrato Mandujano, alumno de la Licenciatura de Turismo y Gastronomía en la Universidad de Celaya

Valora esta noticia