21 de julio de 2018
  • Gastronomia.com España
  • Gastronomia.com Perú
  • Gastronomia.com Colombia
  • Gastronomia.com Paraguay
  • Gastronomia.com Argentina
  • Gastronomia.com Ecuador
  • Gastronomia.com Portugal
  • Gastronomia.com Miami
Síguenos en  

15 de enero de 2018
Valoración  53 (3)
¿Cómo evitar la contaminación en carne de pollo?
CINCAP es un centro de consulta referente sobre carne de pollo y salud que fue creado en el año 2008.  Su misión es informar a los profesionales vinculados con la salud y la alimentación, así como a la comunidad, sobre los beneficios del consumo de pollo para la salud humana, basándose en datos de rigurosidad científica.

Para prevenir las Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETAS), el Centro de Información Nutricional de la Carne de Pollo (CINCAP) recomienda extremar los cuidados al manipular el pollo, en especial durante el verano, en donde con las altas temperaturas y la humedad ambiente los alimentos son más susceptibles al desarrollo microbiano.
 
Es muy difícil de detectar si un alimento está contaminado ya que generalmente no se altera el sabor, el color o el aspecto de la comida. Por esto, las pautas de higiene a la hora de manipular los alimentos son la clave de la prevención.
 
Al comprarlo, el pollo fresco debe tener su piel húmeda, intacta y sin manchas marrones. Su color puede ser blanco o amarillo y el olor debe ser agradable y fresco. Las puntas de las alas no deben estar oscurecidas, ni presentarse pegajosas.
 
Se recomienda tomar el pollo al finalizar la compra y refrigerarlo inmediatamente para evitar romper la cadena de frío. Además, debe estar siempre embolsado y con etiqueta, con la respectiva fecha de vencimiento. Si se congela, el pollo entero dura 12 meses, y el trozado, 9 meses. Se descongela adentro de la heladera, nunca a temperatura ambiente.
 
Se aconseja no dejar el pollo cocido a temperatura ambiente durante más de 2 horas. Las preparaciones cocidas duran en la heladera hasta 48h y en el freezer, de 4 a 6 meses.
 
En cuanto a los síntomas típicos de las ETAS incluyen vómitos, dolor abdominal, diarrea y fiebre y en ocasiones más extremas pueden producir trastornos neurológicos, renales, de la piel, visión doble, dificultad respiratoria e incluso la muerte. Los niños y los adultos mayores son los grupos más propensos a desarrollar una ETA, por lo que las precauciones deben extremarse.
FacebookTwitterGoogle PlusLinkedin

Valora esta noticia 

 

Top videos

MANUALES
1 de febrero de 2018
(16)
En la edición 2018 de la Feria Internacional de Turismo, FITUR, en Madrid; se celebró una degustación de coctelería iberoamericana con cócteles elaborador por Diego Cabrera. La diversidad y riqueza en bebidas propias de las diferentes regiones de iberoamérica deleitó a los asistentes. Esta actividad fue patrocinada por la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI) y el Ayuntamiento de Madrid.